Las ventanas de aluminio nos brindan multitud de beneficios como son el aislamiento acústico y su gran resistencia a los golpes, y lo mejor ¡es anticorrosivo!, por lo que su durabilidad está asegurada.

Eso sí, por muy resistente que sea a los agentes externos, esto no significa que no necesite un mantenimiento. Como todas las ventanas, independientemente del material del que estén hechas, necesitan una limpieza de forma periódica para garantizar que dure muchos años conservando su aspecto inicial.

¿No sabes qué productos utilizar y de qué manera limpiar las ventanas de aluminio? ¡No te preocupes! Hoy en Aluminios Anfer te lo contaremos.

¿Cómo se limpian las ventanas de aluminio?

Al ser un material muy resistente a la suciedad no es necesario que se limpie diariamente, eso sí, no podemos descuidar su limpieza y debemos limpiarla al menos una vez al mes. Si vas dejando que pase el tiempo y descuidando su mantenimiento, cuando llegue el momento en qué la limpies te costará mucho más trabajo.

Ahora bien, si ya te has decidido a realizar una óptima limpieza de tus ventanas de aluminio ¿por dónde empezamos?

Para comenzar, retira el polvo que se haya acumulado con un plumero, luego de hacerlo quita toda la suciedad con un paño humedecido con agua tibia y detergente de PH neutro, los cuales son componentes suaves que no dañarán el marco de la ventana.

Ahora bien, no nos podemos olvidar de los raíles, algo muy necesario para que las ventanas tengan un óptimo funcionamiento, sino tarde o temprano nuestras ventanas tendrán dificultades para desplazarse y aparecerán molestos ruidos.

Para que esto no ocurra, utiliza un pequeño cepillo con el que puedas limpiar fácilmente estas zonas y utiliza la misma mezcla que se ha usado anteriormente. Si lo prefieres, también puedes ayudarte de la aspiradora con una pequeña boquilla para que absorba toda la suciedad existente. Algo que ayudará mucho a que no ocurran problemas de desplazamiento y ruidos será lubricar esta zona para que la ventana se deslice sin problema alguno.

Una vez finalices estos hábitos de mantenimiento debes limpiar con agua los marcos y los raíles para poder asegurar de que no quede ningún rastro de detergente o grasa en ellas.

Luego de finalizar esto no debes de olvidar secar apropiadamente los marcos de la ventana con un paño seco que sea suave para no arañar la perfilería.

En el caso de los cristales, solo tendrás que utilizar cualquier limpiacristales que encuentres en el supermercado, pero debes recordar limpiarlos haciendo círculos, para que así no queden marcas.

Un componente que muchos olvidan porque no están a la vista son los herrajes, los cuales son los responsables que la ventana se pueda abrir y cerrar correctamente, por eso mismo se debe prestar atención a ellos. Deberás lubricarlos para que no aparezcan molestos chirridos.

Como eliminar las manchas más complejas

Si se presentan manchas de grasa o suciedad que sean más complicadas de quitar prueba con mezclar zumo de limón con agua, una mezcla más fuerte que la del detergente de PH neutro pero que no afectará a tus ventanas, así que puedes estar tranquilo.

En el caso que hayas notado que en el marco hay algunas zonas con moho estas pueden desaparecer con una mezcla de detergente en polvo, fosfato trisódico con un poco de lejía y agua. Si ves que luego de aplicar esta mezcla se forman burbujas, no te preocupes, es buena señal, significa que está funcionando.

Productos que debes de evitar

Debes de prestar mucha atención a los productos de limpieza que utilices ya que algunos pueden afectar gravemente al aluminio, provocando así daños irreparables.

Con esto nos referimos a aquellos productos que sean abrasivos, siendo demasiado fuertes para el aluminio. Muchas personas tienden a utilizar estos productos para eliminar algunas manchas difíciles de quitar, y al final en vez de solucionarlo hacen todo lo contrario, dañan la perfilería de las ventanas. Cuando estés ante la situación de una mancha que te es imposible de limpiar, utiliza los dos métodos que hemos mencionado en el apartado anterior o bien consúltanos para asegurarte que utilizas los productos correctos.

Otra cosa a tener en cuenta es el tipo de trapo de algodón que utilices, aunque no lo creas esto podría dificultar el funcionamiento de la ventana, ya que existen algunos que sueltan fibras o bien pelusas y estas pueden colarse en los raíles de estas, trayendo inconvenientes a la hora de desplazarse.

No debes utilizar materiales como esponjas o estropajos ya que dañarán enormemente la estética de tus ventanas produciendo multitud de arañazos.

Esta guía te será muy útil para mantener tus ventanas de aluminio justo como el primer día ¡no te olvides de seguirla!